Saltar al contenido
Esfera Musical

FAGOT

El fagot es un instrumento de viento madera provisto de lengüeta doble. Está formado por un tubo ligeramente cónico doblado sobre sí mismo, de tal manera que el instrumento tiene una longitud de 155 cm Aproximadamente, y la distancia total del taladro es de 250 cm.

Los instrumentos de la familia del fagot son el fagotino y el contrafagot, además de los instrumentos de la familia del oboe y del heckelfón, por ser estos también instrumentos de tubo cónico en los que el sonido se produce mediante una lengüeta doble. Ocasionalmente está considerado como el bajo de la familia del oboe. Su tesitura es de tres octavas y media y se puede dividir en cuatro registros: grave, medio, agudo y sobre agudo.

FAGOT, intrumento de viento

Las partes principales del fagot son:

  • la campana, que remata el instrumento.
  • el cuerpo central.
  • la culata (es la parte inferior del instrumento y donde el tubo cambia de dirección por medio de un codo metálico).
  • la pieza tudelera (donde se inserta el tudel).
  • el tudel.
  • la caña.

El aire recorre desde la caña hacia el tudel, la tudelera, la culata, el cuerpo grave y la campana.

HISTORIA

FAGOT

La fisonomía del instrumento se mantuvo bastante fiel desde su origen hasta mediados de siglo XVIII, pero a partir de ahí su evolución fue importante. El fagot construido por el flamenco G. de Bruijn (Nº 997 en el Real Conservatorio de Bruselas) con marca del año 1730 ya tenía cuatro llaves, pese a que otras opiniones sostenían que la cuarta llave fue agregada más tarde, fue en 1760 que el artesano inglés Kusder le agregó una más. Su número se incrementó de manera paralela a su desarrollo, el que a principios del siglo XIX fue considerable por la nitidez de su sonido y de su amplio registro.

El carácter con el que hoy se conoce el instrumento se debe básicamente a los perfeccionamientos llevados a cabo entre 1820 y 1830 por Jean Nicolas Savary, cuyas mejoras se vieron reforzadas por la incorporación del sistema de llaves de Theobald Böhm, que aplicara al fagot el artesano Triebert en 1855. La coronación de todos los esfuerzos emprendidos fue la aportación del célebre constructor Johann Adam Heckel (1812-1877), quien introdujo múltiples soluciones técnicas que reflejó en un tratado, editado en 1899.