Saltar al contenido
Esfera Musical

VIOLÍN

Violin

El violín es un instrumento de cuerda frotada porque se toca frotando las cuerdas con un arco. Las cuerdas también se pueden tocar con los dedos, haciendo pizzicatos.

Descripción del Violín

Tiene cuatro cuerdas y es el más pequeño de esta familia, por eso puede hacer las notas más agudas. En la orquesta, este instrumento se toca sentado y se sitúa normalmente a la izquierda del director, aunque en algunas orquestas los violines segundos se sitúan a la derecha de este.

En caso que la persona que toca el violín sea un solista, es decir el protagonista, suele estar de pié delante del escenario para que todo el mundo lo pueda ver y escuchar. Los violines más valiosos por su sonido son los Stradivarius.

CARACTERÍSTICAS

Una de las características del violín mas se trata de sus cuerdas, las cuales están hechas de metal o de tripa enroscada con aluminio, plata o acero, siendo este último el más popular ya que, en la mayoría de los violines, su cuerda “Mi” es directamente un hilo de acero, motivo por el cual produce el sonido más agudo de todas.

Violin

Las cuerdas se afinan por intervalos de quintas. La cuerda de sonido más grave es la de “sol”, y luego le siguen, en orden creciente, el re, la y mi. En el violín la primera cuerda en ser afinada es la de “la”; esta se afina comúnmente a una frecuencia de 440 Hz (unidad de frecuencia), utilizando como referencia un diapasón clásico de metal ahorquillado.

El diapasón ha tendido a subir en los últimos años y se sitúa más comúnmente en los 442 Hz en la actualidad, e incluso más arriba en las orquestas norteamericanas.

Partes del violín

Se necesitan dos tipos de madera: blanda y dura, y estas serán utilizadas dependiendo de la parte del instrumento que se vaya a hacer. A continuación hablaremos un poco de cada una de ellas:

  • Voluta: Forma parte de uno de los extremos del violín, podríamos decir que es la “cabeza”. Por lo general posee una forma enroscada en espiral, pero eso quedará a gusto del artista que lo elabore, ya que este le puede dar otra forma, como la cabeza de un león, la de un hombre o la de un oso. Su función principal es la de brindar apoyo para su afinación. Se acostumbra a que sea barnizada y dependiendo de la forma que tenga le dará estatus y finura al instrumento. 
  • Diapasón: Es la parte del violín donde reposan las cuerdas para ser presionadas por el violinista y  se encuentra pegada al mango. Se elabora de madera de ébano que es dura y soporta la fricción de las cuerdas, no debe barnizarse.
  • Cuerdas: El violín posee cuatro cuerdas. Estas se colocan de izquierda a derecha y desde la que hace el sonido más grave hasta el sonido más agudo. Estas pueden hacerse de tripa, acero o metal.
  • Mango: Es la parte donde reposa el diapasón. Y es por donde el violinista toma el instrumento. Se hace de madera de maple para darle resistencia ya que une la voluta al resto del violín.
  • Clavijero: Es la parte del instrumento donde se colocan las clavijas que a su vez se enrollan y tensan las cuerdas del instrumento.
  • Tabla armónica: Es la cara superior del instrumento. Se elabora por lo general de madera de pícea y el lutier coloca dos partes de ellas. Puede ser barnizada para darle más resistencia y belleza.
  • Efes: Son dos pequeñas aberturas que tiene el instrumento en la tabla armónica. También se les conoce como oídos, ya que por medio de ellos sale el sonido producido por la oscilación de la presión ejercida en su base.
  • Mentonera: Es la parte donde va el mentón del violinista. Es de forma ovalada para darle mayor comodidad.
  • Puente: Es la parte del violín que permite que las cuerdas se mantengan elevadas. Es elaborada en madera de maple y se ubica perpendicularmente a la tabla entre el cordal y el diapasón.
  • Alma: Se encuentra entre las tapas del instrumento para darle mayor soporte y transmite las vibraciones de las cuerdas por todo su cuerpo.
  • Botón: Es la parte del instrumento que se encarga de soportar el cordal. Es de madera dura y su colocación es a presión.
  • Talón: Es la parte del violín que ensambla el mango al arco superior. Es de madera dura para darle soporte y firmeza al instrumento.
  • Costillas: Son tablas delgadas y de madera de Maple que unen el fondo con la parte superior del instrumento para darle firmeza, formando la caja de resonancia.
  • Fondo: Es la tapa posterior del violín. Igual que la tabla armónica, son dos piezas que se unen para un mayor soporte. Puede ir barnizada. 
  • Cordal: Es la parte del violín que sujeta las cuerdas en la parte inferior de la tabla armónica. Puede ser de madera, marfil, o plástico.

Como Tocar un Violín

Tómalo por el cuello con tu mano izquierda y coloca la parte trasera del instrumento en tu cuello. Coloca la parte baja del violín en tu clavícula y asegúralo en el lugar con tu mandíbula y luego coloca tu mano debajo de la parte superior del cuello y apoya el violín de manera que la voluta apunte lejos de ti.

Sostenerlo con firmeza mediante el posicionamiento de tu pulgar en el cuello y deja que los cuatro dedos hagan una curva sobre el diapasón.

Coloca el lado liso de las cerdas del arco a aproximadamente la mitad de la distancia que hay entre el puente y el diapasón, de modo que esté directamente por encima del ombligo del violín. Desliza el arco por las cuerdas lo más recto que puedas, de forma paralela al puente y con un poco de presión, y el violín debería emitir un sonido.

violin

HISTORIA

El violín surgió en Italia a comienzos del Siglo XVI. Parece haber evolucionado a partir de dos instrumentos de cuerda frotada: la fídula, también denominada viella y rebec, y la lira da braccio (instrumento como el violín con bordones separados del diapasón).

También relacionado con el violín pero no un antecedente directo, es la viola da gamba, instrumento de seis cuerdas con trastes que apareció en Europa antes que el violín y existió junto con él durante unos 200 años.

Los más importantes violeros fueron los italianos Gasparo (Bertolotti) da Salò y Giovanni Maggini de Brescia y Andrea Amati de Cremona. El arte de la construcción del violín brilló con gran intensidad en el Siglo XVII y comienzos del XVIII en los talleres de los italianos Antonio Stradivarius y Giuseppe Guarneri, ambos de Cremona y del austriaco Jacob Stainer.

Comparado con los instrumentos modernos, el violín antiguo tenía un mango más grueso, menos inclinado hacia atrás, un diapasón más corto, un puente más bajo y cuerdas hechas sólo de tripa. Los arcos antiguos eran algo diferentes en su diseño de los actuales. Estas características constructivas fueron modificadas en los siglos XVIII y XIX para producir un sonido más duro y brillante. Varios violinistas del Siglo XX han restaurado y empleado instrumentos del siglo XVIII por considerarlos más adecuados para interpretar la música antigua.